Los Juegos

Ottobock fomenta el deporte de personas con discapacidad desde hace más de tres décadas.

Nuestro compromiso con los Juegos Paralímpicos comenzó en 1988, cuando cuatro técnicos ortoprotésicos australianos reconocieron la necesidad de ofrecer a los atletas la posibilidad de reparar y mantener sus equipos deportivos durante los Juegos Paralímpicos de Seúl e instalaron un taller improvisado para este fin.

En 1992, durante la edición de los Juegos en Barcelona, el servicio técnico se amplió con un taller móvil y un equipo de diez técnicos procedentes de cinco países diferentes. Desde entonces, Ottobock ha prestado sus servicios durante todos los Juegos Paralímpicos de Verano e Invierno. Para la edición de Londres de 2012 se formó un equipo internacional de 80 técnicos que cubría 20 idiomas diferentes y que prestó sus servicios en los talleres de las tres villas paralímpicas, así como en las nueve sedes de entrenamiento y competición con el apoyo de una unidad móvil.

Durante los Juegos Paralímpicos de Invierno de Vancouver en 2010, Ottobock amplió su compromiso con objeto de sensibilizar al público sobre el Movimiento Paralímpico. En la «Snow Dome» de Ottobock, los asistentes pudieron obtener experiencia práctica sobre el deporte paralímpico. El éxito cosechado nos ha llevado a crear una exposición itinerante interactiva y multimedia. Esta exhibición, que en la actualidad se encuentra de gira por Asia, desvela cómo emplean nuestra tecnología los atletas paralímpicos y las personas con discapacidad durante sus actividades de ocio, trabajo y deporte.


Ottobock en los Juegos

Ottobock ofrece su servicio técnico desde 1988 como socio de los Juegos Paralímpicos. Obtenga más información sobre la historia de los Juegos y sobre esta singular labor.

más

Asociaciones

En 2005, Ottobock se convirtió en socio internacional del Comité Paralímpico Internacional (IPC) y, en la actualidad, colabora con comités paralímpicos de todo el mundo.

más

Pekín 2008

Descubra qué ocurre entre los bastidores de los Juegos Paralímpicos y en el centro técnico de reparación de Ottobock.

más

Londres 2012

Con 2,7 millones de espectadores y una audiencia mundial de televisión récord de 3,4 mil millones de espectadores, las expectativas del campeonato eran muy altas. Sin embargo, en el centro de reparación y servicio técnico de Ottobock el trabajo transcurrió como de costumbre.

más

Sochi 2014

La gran rivalidad deportiva entre EE. UU. y Rusia quedó patente en el pabellón de hockey sobre hielo en trineo y en el centro de reparación y servicio técnico de Ottobock, donde quedó claro por qué los soldadores desempeñan una de las tareas más importantes durante los Juegos Paralímpicos.

más

Rio 2016

Ottobock estuvo presente proporcionando servicio técnico a nada menos que 4.350 atletas. Descubra más acerca de lo que hicieron y cómo lo hicieron.

más