Cuadros clínicos y síntomas

Lesiones de la articulación del tobillo

Los esguinces y las lesiones de ligamentos de la articulación del tobillo se encuentran entre las lesiones más frecuentes. Estudios realizados muestran que un tratamiento funcional temprano con órtesis aporta mejores resultados que una inmovilización prolongada.

Find orthopedic center nearbyÓrtesis de tobillo y de pie
Resumen

Causas, síntomas y tratamiento

Los esguinces y las lesiones de ligamentos de la articulación del tobillo se encuentran entre las lesiones más frecuentes. Tomando como base datos de países equiparables, se estima que más de 1 millón de personas sufren cada año en Alemania una lesión de tobillo. En el 85 % de los casos se ve afectado el complejo ligamentoso externo de la articulación del tobillo.

Ottobock supports and orthoses

Find orthopaedic centre nearbySoluciones
Causas

Causas

Las torceduras del pie, con y sin la aplicación de una fuerza externa, pueden hiperextender o incluso romper los ligamentos de la articulación del tobillo. Este tipo de lesiones se producen a menudo mientras se practica deporte. Las más frecuentes son las lesiones agudas de tobillo. Suponen cerca del 15 al 20 % de las lesiones deportivas en cualquier deporte. Los deportes con frecuentes cambios rápidos de dirección, saltos y contacto con los rivales son especialmente peligrosos para las estructuras ligamentosas de la articulación del tobillo. El fútbol, el baloncesto y el voleibol son los deportes con mayor incidencia de lesiones agudas del tobillo.

El riesgo de sufrir una nueva lesión en la articulación del tobillo es elevado, especialmente entre los deportistas. Aproximadamente un tercio de los pacientes sufren otra lesión de tobillo en los 3 años siguientes; entre los deportistas, esta cifra asciende al 73 % de los casos. Más tarde, muchos pacientes continúan quejándose de una menor resistencia de la articulación del tobillo, de dolor al caminar y correr, de una hinchazón leve y de una ligera inestabilidad de la articulación del tobillo.

Tipo de lesiones de los ligamentos

Tipo de lesiones de los ligamentos

La lesiones del aparato ligamentoso de la articulación superior del tobillo afecta en un 85 % a los ligamentos externos, siendo el ligamento externo anterior el más afectado. Además, también pueden producirse lesiones de la articulación inferior del tobillo. Mientras que las lesiones aisladas de la articulación inferior del tobillo son infrecuentes, se estima que el 10 % de los pacientes con inestabilidad lateral crónica de la articulación superior del tobillo sufren también inestabilidad de la articulación inferior del tobillo.

Grado de gravedad y síntomas

Grado de gravedad de la lesión y sus síntomas

Las lesiones de los ligamentos de la articulación del tobillo están divididas en 3 grados de gravedad:

Grado I (leve)

Grado I (leve)

Elongación del ligamento sin rotura macroscópica, leve hinchazón y/o sensibilidad de las estructuras afectadas. No se produce una pérdida de función, o solo mínimamente, por lo general sin hemorragias internas, sin inestabilidad mecánica de la articulación del tobillo y sin problemas para soportar peso.

Grado II (moderada)

Grado II (moderada)

Rotura macroscópica parcial con dolor moderado, hinchazón y sensibilidad de las estructuras afectadas. Limitaciones de leves a moderadas de la función e inestabilidad de leve a moderada de la articulación del tobillo; frecuentemente hemorragias internas y problemas para soportar peso.

Grado III (grave)

Grado III (grave)

Rotura total de los ligamentos con hinchazón pronunciada, hematoma y sensibilidad al dolor. Pérdida de la función de la articulación del tobillo y movimientos de la articulación anormalmente pronunciados e inestabilidad, hemorragias internas, incapacidad para soportar peso.

Diagnóstico

Diagnóstico

En primer lugar, el médico explora el pie para determinar si existen limitaciones de movimiento, desarrollo de calor, hinchazón, enrojecimiento, huesos que sobresalen, etc. En consulta se aclaran las circunstancias que han llevado a la lesión, el punto donde se localiza el dolor y si existían lesiones anteriores o enfermedades previas en esta zona. En función de los resultados, se realizarán más pruebas, como rayos X o una TRM.

Terapia

Terapia

El tratamiento de movilización funcional temprano de lesiones de los ligamentos de la articulación del tobillo se ha impuesto como el estándar actual. Directamente después de la lesión se aplica el tratamiento de protección, reposo, hielo, compresión y elevación (PRICE). Tan solo después de 48 a 72 horas puede comenzarse con ejercicios de movilización ligeros sin carga para restablecer el rango de movimiento y la fuerza muscular. Después de que la hinchazón retroceda, la articulación del tobillo se estabiliza con una órtesis, y se restablece paulatinamente la capacidad para soportar peso en el transcurso de 2 a 4 semanas.
Es recomendable seguir también un entrenamiento sensomotor de acompañamiento que deberá comenzar lo antes posible, normalmente después de 3 a 4 semanas.

¿Operación sí o no?

Un estudio exhaustivo comparativo de la inmovilización y el tratamiento funcional temprano ha demostrado que el tratamiento funcional temprano es significativamente mejor que la inmovilización a largo plazo:

  • A largo plazo, más pacientes reanudan la práctica deportiva que solían realizar antes de sufrir la lesión

  • La actividad deportiva puede retomarse más rápidamente

  • Un mayor número de pacientes se reincorporan más rápidamente al trabajo que realizaban antes de sufrir la lesión

  • A corto plazo, un menor número de pacientes sufren de molestias persistentes, tales como hinchazón

  • Menos pacientes muestran inestabilidad mecánica de la articulación del tobillo en las imágenes de rayos X tomadas

  • Más pacientes están satisfechos con el tratamiento

Volver a la vida cotidiana: en 3 pasos hasta la órtesis de Ottobock
  • Aquí encontrará un resumen de las órtesis y correajes que pueden ser adecuados para usted. Lleve consigo esta lista la próxima vez que acuda al médico.
  • Consulte a su médico cuál de las órtesis es la más adecuada para su cuadro clínico. Seguidamente, su médico le extenderá una receta para la órtesis correspondiente.
  • Acuda con la receta a una ortopedia. Allí recibirá su nueva órtesis después de haberse adaptado con precisión a sus medidas corporales.
  • Soluciones