Fractura del calcáneo

Fractura del calcáneo

A menudo, una fractura del calcáneo está provocada por un salto desde gran altura. Las órtesis pueden descargar el pie tras una operación o utilizarse en un tratamiento conservador.

Find orthopedic center nearbyÓrtesis de tobillo y de pie
Resumen

Causas, síntomas y tratamiento

A menudo, una fractura del calcáneo está provocada por un salto o una caída desde gran altura. La incidencia en los hombres es de cinco a ocho veces mayor que en las mujeres. Los dolores impiden caminar directamente después del accidente. Una fractura del calcáneo puede tratarse, en parte, de modo conservador.

Órtesis y correajes de Ottobock

Find orthopedic center nearbyTodas las soluciones de órtesis
Causas

Causas

Generalmente se produce una fractura del calcáneo tras la aplicación de una fuerza intensa en la zona del hueso calcáneo. La causa más frecuente de una fractura del calcáneo es una caída desde gran altura (cerca del 80 %), seguida por los accidentes de tráfico (cerca del 10 %), los accidentes deportivos (cerca del 8 %) y fracturas por fatiga (2 %). En el 20 % de los casos, la fractura se produce en ambos lados. También la osteoporosis puede ser una causa, por lo que una fractura del calcáneo es en realidad una consecuencia de otra dolencia. La mitad de las fracturas del calcáneo tienen su origen en accidentes laborales y accidentes acontecidos de camino al trabajo. La incidencia en los hombres es de cinco a ocho veces mayor que en las mujeres y se produce principalmente en la franja de edad de los 35 a los 60 años.

Síntomas

Síntomas

En el caso de una fractura del calcáneo puede apreciarse una hinchazón aguda en la zona posterior y encima de la articulación del tobillo. Por lo general, todo el pie se ve afectado por la hinchazón, y comúnmente se observan cambios de color evidentes debido a un hematoma. La movilidad del pie se ve limitada como consecuencia del dolor intenso.
En algunos casos, el accidente provoca desgarros en la piel y en el tejido de las partes blandas de la zona del calcáneo. Aparece una fractura abierta con riesgo elevado de infección. Se trata de un caso de emergencia que precisa de tratamiento médico inmediato en forma de cirugía.

Diagnóstico

Diagnóstico

Después de que el médico se haya formado una primera impresión mediante una anamnesis exhaustiva y una descripción del accidente, recurre a otras pruebas imagenológicas para emitir un diagnóstico. Aquí se realizan radiografías en tres niveles y se efectúa una tomografía por resonancia magnética (TRM). Se precisa una tomografía computarizada (TC) para clasificar la fractura del calcáneo y para planificar la posible intervención quirúrgica.

Terapia

Terapia

Si la fractura del calcáneo no se ha desplazado y no hay superficies articulares afectadas, se recomienda generalmente un tratamiento conservador. Las órtesis de descarga ayudan a acelerar la recuperación.
Una fractura aguda del calcáneo se trata por medio del protocolo RICE (reposo, hielo, compresión, elevación). A esto se suma la toma de analgésicos y fisioterapia activa en forma de drenajes linfáticos. El objetivo es que remita la hinchazón intensa y mejorar la movilidad de las articulaciones del tarso. La descarga del talón debería mantenerse durante al menos 6 a 12 semanas según la evolución.
Sin embargo, en muchos casos la fractura del calcáneo es más compleja. Se operan todas las fracturas del calcáneo que se extienden a las superficies articulares y que presentan un desplazamiento de más de 1 mm de ancho. Asimismo se recurre a la cirugía en el caso de una desalineación del retropié. En este caso, la zona afectada se opera generalmente mediante una incisión en ángulo recto en el lateral del calcáneo. Debido a la hinchazón intensa que se presenta generalmente en las zonas blandas, la operación tiene lugar de 6 a 10 días tras el accidente. Mientras tanto, se debe favorecer la remisión de la hinchazón del pie afectado mediante elevación, aplicación de frío y drenaje linfático.
Si se trata de una fractura abierta, durante la operación se retira el tejido dañado, y la articulación se fija normalmente con placas de unión externas. Durante la operación se componen en primer lugar los fragmentos óseos, se mejora la postura del calcáneo, y este se devuelve a su posición correcta. En cuanto se hayan restablecido la longitud y la forma del calcáneo, se coloca una placa con tornillos para la estabilización.
Tras la operación, la pierna debe inmovilizarse con una férula acolchada hasta que se inicie la fisioterapia tras 2 a 5 días. Generalmente, según el grado de extensión de la fractura y de la estabilidad alcanzada quirúrgicamente, se evita la carga durante un mínimo de 8 a 12 semanas. Tampoco durante los siguientes 6 meses debe exponerse el talón a esfuerzos extremos, aunque la actividad se puede ir incrementando paulatinamente. Normalmente, después de 6 semanas, 12 semanas, 6 meses y un año se vuelve a realizar una radiografía. Las órtesis para la descarga del talón especiales pueden aumentar notablemente la movilidad en la fase inicial.

Volver a la vida cotidiana: en 3 pasos hasta la órtesis de Ottobock
  • Aquí encontrará un resumen de las órtesis y correajes que pueden ser adecuados para usted. Lleve consigo esta lista la próxima vez que acuda al médico.
  • Consulte a su médico cuál de las órtesis es la más adecuada para su cuadro clínico. Seguidamente, su médico le extenderá una receta para la órtesis correspondiente.
  • Acuda con la receta a una ortopedia. Allí recibirá su nueva órtesis después de haberse adaptado con precisión a sus medidas corporales.
  • Soluciones