Fuerza motriz

Nuestra asistente de Dirección de Ventas en Protésica

"Hago malabares a diario con mis tareas"

Ella ayuda al departamento de servicio técnico externo a organizar protetizaciones de prueba, certificaciones o a conseguir información, y coordina las citas de todos los empleados de servicio técnico externo en protésica de la empresa Otto Bock HealthCare Alemania. El talento organizador que se esconde detrás es Walburga Osmer, asistente de la Dirección de Ventas en Protésica. "En mi trabajo quiero conseguir objetivos. Quiero contribuir al buen funcionamiento de nuestros procesos de trabajo y a la satisfacción de nuestros clientes y usuarios."

Cuando se le pregunta por sus funciones, Walburga Osmer muestra una amplia tabla de Excel marcada con 14 colores distintos. Se trata de una guía con la que coordina la rutina laboral de los 14 empleados del servicio técnico externo en protésica. "El reto consiste en estimar las distancias entre los clientes de Alemania, Austria y Suiza, tener en cuenta las especializaciones de nuestros empleados del servicio externo y distribuir las citas de forma equilibrada", explica.

Mantener la correspondencia y asesorar telefónicamente a clientes y usuarios son tareas diarias de Walburga Osmer, al igual que lo es la estrecha colaboración con sus compañeros de trabajo. "Nuestros empleados del servicio externo me envían con frecuencia consultas espontáneas como: '¿Me podrías mandar en un momento un producto de recambio? Para mañana necesito un software importante o determinado material de información", afirma ella, pasando revista a una jornada laboral típica. Además, elabora planes de capacitación para los empleados del servicio técnico externo, organiza cursillos de formación y, a veces, incluso eventos. "Hago malabares a diario con mis tareas. Una tiene que mirar más allá de los propios límites."

Walburga Osmer trabaja en Ottobock desde hace 37 años. Le sigue siendo especialmente importante trabajar en estrecha colaboración con los clientes, quienes confían en sus servicios. "Hemos crecido juntos hasta formar una gran familia. Trabajar así a diario es un placer", afirma con satisfacción Walburga Osmer, quien es también una persona muy activa en su tiempo libre. La receta secreta de esta mujer llena de energía nacida en el pueblo alemán de Nesselröden: "Hago mucho deporte con mi hija. Jugando al tenis, esquiando o haciendo footing puedo descargar toda mi energía para empezar en buena forma la próxima jornada laboral."