Información para los medios
Reinervación muscular selectiva (TMR)

El método de la "reinervación muscular selectiva" ha demostrado su eficacia tras una amputación del brazo o una desarticulación del hombro. Por medio de una intervención quirúrgica, los nervios del muñón que previamente controlaban el brazo y la mano reciben una nueva función. Se liberan de los tejidos circundantes y se conectan directamente con músculos de regiones corporales intactas pudiendo así crecer, por ejemplo, en el músculo pectoral. De esta forma el paciente tiene la posibilidad de controlar su prótesis de brazo posterior mediante "señales activadas por el pensamiento".

La señales de los músculos controlan la mano

Si el usuario se imagina mover el brazo fantasma, los nervios transmiten las señales a la nueva musculatura objetivo provocando que esta se tense. En este proceso se generan señales eléctricas en el rango de los milivoltios que son medidas por electrodos situados en el encaje protésico. Un microordenador analiza las señales y las transforma en el movimiento intencionado. Si el usuario piensa, por ejemplo, en cerrar el puño o la mano, se activa el músculo respectivo, y la señal correspondiente cierra la mano protésica.

En un tratamiento ortoprotésico TMR es posible mover por vez primera varias articulaciones simultáneamente. Para tal fin, una prótesis de brazo TMR está equipada con hasta seis electrodos, al contrario que las prótesis mioeléctricas convencionales controladas con tan solo dos electrodos. De este modo el usuario puede ejecutar hasta seis movimientos mediante señales musculares independientes, y la prótesis resulta mucho mejor de controlar. TMR permite movimientos intuitivos y más rápidos y precisos con la prótesis de brazo.

El proceso de tratamiento ortoprotésico TMR

El tratamiento ortoprotésico de un paciente con una prótesis de brazo TMR es bastante más laborioso e intenso que un tratamiento protésico convencional. El proceso completo desde la intervención hasta la adaptación final exige una estrecha colaboración entre cirujanos, técnicos ortopédicos y fisioterapeutas. El proceso puede durar hasta dos años ya que se realiza de forma individualizada adaptado al paciente.

Colaboración interdisciplinar

El paciente recibe tanto un tratamiento terapéutico de preparación a la intervención quirúrgica como también un programa de rehabilitación individual posterior. La fase más importante es el llamado "entrenamiento de las señales": el entrenamiento motor complejo se encarga de que el paciente pueda activar de forma adecuada y selectiva los músculos recién inervados. Tomando esto como base, el técnico ortopédico determina la posición óptima de los electrodos. Hasta poder adaptar la prótesis final, el usuario prueba primero varios encajes protésicos terapéuticos y de entrenamiento. Además, el paciente se habitúa paso a paso al peso de la prótesis. Una vez que el mecánico ortopédico haya encontrado los ajustes óptimos, puede adaptar el encaje definitivo. A partir de ese momento, el fisioterapeuta ayuda al paciente a aprender a desenvolverse con la prótesis. Las citas de control regulares con el equipo interdisciplinar garantizan el éxito a largo plazo del tratamiento ortoprotésico TMR.

Descargas
Persona de contacto

Gesa Liss
Dirección de Relaciones Públicas
Comunicación Corporativa

Ottobock SE & Co. KGaA
Ebertstraße 15a
10117 Berlín

Teléfono: +49 30 398 206 223
Correo electrónico: gesa.liss@remove-this.ottobock.de

Más información

Aquí encontrará más información sobre nuestros productos y filiales en todo el mundo:

Canal de Ottobock en Youtube
Filiales de Ottobock

Galería de imágenes

Imagen 1 – Entrenamiento de las señales

Imagen 2 – Determinación de la posición de los electrodos

Imagen 3 – Entrenamiento TMR

Imagen 4 – Reinervación muscular selectiva (TMR)


Más información para los medios